lunes, 13 de abril de 2015

EL POLICÍA FRENTE A LA ENFERMEDAD MENTAL

En las intervenciones policiales con personas con enfermedades mentales severas. como puede ser la esquizofrenia o el trastorno bipolar, existe la tendencia a seguir la corriente al sujeto enfermo con el fin de convencerlo para que Venga con nosotros sin oponer resistencia.
Las personas con esquizofrenia, por ejemplo, suelen experimentar delirios y alucinaciones.
Los delirios pueden hacerle creer que se le persigue para hacerle daño o que hay una trama montada contra el. Las alucinaciones más frecuentes son las auditivas: el sujeto escucha voces que nadie más escucha. Estas voces suelen tener un tono y contenido amenazantes. La presencia de ambos síntomas es muy habitual, y son causa de gran angustia y temor para quienes los padecen.
Cuando decimos a estas personas que no se preocupen, que nosotros les protegeremos de los extraterrestres que le persiguen o que también escuchamos las voces, entre otros comentarios, creemos que con ello "confraternizamos" con el sujeto, facilitando la resolución de la intervención. Puede que sea verdad que, en algunos casos, podemos ganarnos al sujeto con estas mentiras, pero las consecuencias resultan ser algo que se nos escapa de las manos.
El policía, en estas circunstancias de intervención, se encuentra en una posición ideal para “normalizar” la comunicación con el sujeto enfermo. Normalizar significa hablar a la persona que tenemos delante no en razón de su enfermedad, sino de su condición de persona. Como tal, lo que esperará de nosotros es sinceridad y ayuda. Al seguir la corriente a la persona con una enfermedad mental crónica, lo tratamos como si fuera tonto (ojo, que muchos se darán cuenta de nos estamos “quedando” con ellos) o como si su capacidad de decisión hubiese quedado totalmente anulada.
Y no es así. Salvo que el sujeto haya consumido alcohol o drogas, éste sabe lo que le estamos diciendo, aunque persista en su delirio. Si de alguna manera le hacemos ver que compartimos o escuchamos sus síntomas le estamos enviando el mensaje de que esas voces y ese sentimiento de persecución son reales. Sin quererlo estamos reforzando su enfermedad, ya que el policía “también lo escucha”.

El policía que tiene experiencia en este tipo de intervenciones sabe que con paciencia las cosas pueden terminar bien, y que lo que debemos transmitir al sujeto es que necesita ayuda médica, que nosotros no escuchamos ninguna voz y que va a venir con nosotros para recibir los cuidados adecuados. “Normalizar” también significa decirle lo que vamos y no vamos a permitir. Puede que sea necesario reducirlo, pero antes le habremos avisado de que esas  serán las consecuencias si no colabora. 

lunes, 6 de abril de 2015

"LA REALIDAD DE LOS ENFRENTAMIENTOS ARMADOS" SE PRESENTA EN BURGOS




Hace unos días tuvimos la oportunidad Ernesto y yo de presentar nuestro libro en Burgos. En uno de los actos programados impartimos sendas conferencias a un nutrido grupo de abogados, fiscales y jueces sobre la fisiología del enfrentamiento armado, tratando de aclarar concepciones erróneas en torno a lo que ocurre realmente cuando el policía se ve obligado a emplear su arma de fuego. Tras las conferencias, todos tuvieron la oportunidad de pasar por la galería de tiro y comprobar in situ el funcionamiento de algunas armas en acción.
Por la tarde, y ante un nutrido publico, hicimos la presentación del libro. Antes, Ernesto realizó una brillante exposición sobre cartuchería y yo hablé del estrés policial.
Lo mejor de todo el ambiente de compañerismo. Alberto, Policía Nacional y miembro del SUP, se encargó de que nos sintiéramos como en casa. La organización un 10.

viernes, 6 de marzo de 2015

GUÍA DE ATENCIÓN A PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN EMERGENCIAS Y ACCIDENTES, DE LA DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT), en el marco de los objetivos trazados en su Plan Estratégico de Seguridad Vial 2011-2020, ha lanzado una Guía de atención a personas con discapacidad en emergencias y accidentes.
Tal y como ha señalado la DGT, la elaboración de este manual viene justificada dada la evidencia existente de que ante una situación de urgencia (accidente de tráfico, incendio, confinamiento, etc.), la respuesta que podemos presentar como primeros intervinientes,será más rigurosa, segura y eficiente en la medida en que conozcamos las dificultades que pueden tener las personas con discapacidad y qué debemos hacer para atenderlas, siguiendo principios de compresividad e igualdad.
Por este motivo, se ha desarrollado esta Guía, cuyas recomendaciones persiguen una triple finalidad:
  • Hacer visibles a las personas con discapacidad.
  • Dar a conocer a la ciudadanía general conceptos generales en torno a la discapacidad, a través de las características y necesidades de cada una de ellas.
  • Informar de pautas básicas, sencillas, pero a la vez necesarias para atender, en la medida de nuestras posibilidades, a una persona con necesidades y características concretas en una situación de emergencia.
Con este propósito, a lo largo del texto, se ofrece información general relativa a los principios básicos de emergencias (cómo tratar a una persona que ha sufrido un accidente, qué pasos hay que seguir y en qué orden…) y las necesidades que pueden presentar las personas con discapacidad y el modo de abordarlas, así como información más específica, en la que se explican con detalle las diferentes dificultades que, en función de su discapacidad, pueden tener las personas ante una emergencia, dedicando un apartado específico a cada una de ellas (discapacidad física y parálisis cerebral, discapacidad intelectual, autismo o trastornos del espectro autista, discapacidad visual, discapacidad auditiva o discapacidad por enfermedad mental).


Fuente: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5516&cat=51

PRIMEROS AUXILIOS PSICOLÓGICOS EN ANDORRA


Foto de familia al finalizar el curso sobre Primeros Auxilios Psicológicos en Situaciones Críticas y Emergencias que he impartido en Andorra. Todo un lujo contar con estos alumnos y alumnas: inquietos, participativos y repletos de ganas de hacer las cosas bien.
Cada vez más los Primeros Auxilios Psicológicos van formando parte de la formación  del personal policial y de emergencias. Capacitar a los profesionales de diversos ámbitos en el manejo de técnicas psicológicas básicas de intervención mejora la calidad de la atención a las víctimas de accidentes de tráfico, emergencias, etc.
Gracias a todos por vuestra implicación y comprensión.

jueves, 29 de enero de 2015

¿NOS PREPARAN LOS VÍDEO JUEGOS VIOLENTOS PARA MATAR SIN REMORDIMIENTOS?

 Un estudio demuestra por vez primera que la exposición a los vídeo juegos violentos puede desensibilizar a las personas a la violencia en la vida real. este estudio fue llevado a cabo por dos psicólogos de la Universidad de Iowa. Los investigadores definen la desensibilización a la violencia como una "reducción en las emociones relacionadas con la actividad psicológica ante la violencia real" 
El artículo documenta que la exposición a vídeo juegos violentos incrementan los pensamientos agresivos, los sentimientos de enfado, la excitación psicológica y las conductas agresivas. Estudios previos también han dejado constancia de que el 85% delos vídeo juegos contienen algún tipo de violencia, y que al menos la mitad de estos incluyen acciones violentas graves.
Cuando los participantes del estudio que habían jugado con vídeo juegos violentos visionaban violencia real, experimentaban medidas de conductancia de la piel más bajas que los que habían jugado con juegos no violentos (cuando la respuesta galvánica de la piel es baja, ello significa que los estados emocionales que está experimentando el sujeto son bajos, como miedo, enfado, etc.
Los sujetos de la prueba que participaron con vídeo juegos violentos también mostraban tasas cardíacas más bajas cuando visionaban escenas de violencia de la vida real que los sujetos que habían juzgado con vídeo juegos no violentos.
Los autores afirman que "los resultados demuestran que jugar con vídeo juegos violentos - incluso sólo durante 20 minutos - puede hacer que las personas se activen menos fisiológicamente frente a la violencia real. Todo esto parece significar que las personas que juegan con vídeo juegos violentos se habitúan o se acostumbran a la violencia en general, experimentando un entumecimiento fisiológico ante ésta"
Los investigadores concluyen que los vídeo juegos violentos pueden producir una desensibilización ante la violencia. Los niños consumen este tipo de vídeo juegos cada vez con mayor frecuencia, encontrando satisfacción y divertimento en el manejo de los mismos, lo que fomenta el proceso de desensibilización. La reacción natural hacia la violencia no debería ser el disfrute, pero en el caso de los vídeo juegos se produce de esta manera, ocasionando una respuesta paradójica frente a la violencia.
"El universo de los medios de entretenimiento electrónico actuales se puede describir como una herramienta sistemática y efectiva de desensibilización frente a la violencia. Algunas caraterísticas de los vídeo juegos violentos pueden tener efectos más pronunciados que las películas o programas de TV violentos."
¿Acaso no puede ser ésta una de las maneras en que los jóvenes europeos se han ido desensibilizando progresivamente hacia la violencia hasta el punto de ver como viable su alistamiento en grupo terroristas islamistas? El valorar la violencia extrema como factible y como un acto frente al que apenas siento lo que debería sentir, es uno de los primeros pasos para ejercerla sin remordimientos, con el clásico esquema de los buenos frente a los malos.
En otro artículo analizaremos esta posibilidad.